Maqueta de Templo Mayor desata la locura


Templo Mayor

Hace unos días, en el Zócalo de la Ciudad de México, comenzaron a construir una maqueta del Templo Mayor de la Gran Tenochtitlán.

La finalidad de esta maqueta, es presentar un espectáculo conmemorando los 500 años de la caída de México-Tenochtitlán.

Más: Pegasus dame tu fuerza, pero no para espiar

Pero en lo que la maquetita agarraba forma del Templo Mayor, que está literalmente a unos pasos de su reconstrucción de cartón, la confusión llegó.

Nadie sabía a ciencia cierta de qué se trataba esa pirámide frente a Palacio Nacional ¿un homenaje a caricaturas que los boomer vieron en su ya lejana infancia?

¿La sede para el reencuentro de Daft Punk u otro concierto?

No fue sino hasta que el honorable gobierno de la Ciudad de México dio a conocer que se trató de un espectáculo, que todos se calmaron. Al menos ya sabían que onda con todo ese cartón en el Zócalo.

Los ensayos de luz y sonido que se podrán ver proyectados en la maqueta del Templo Mayor volvieron a enloquecer a los capitalinos. Ahora decían que se trataba de un viaje cósmico, como esos que todos experimentamos con los hongos mágicos en la secundaria y prepa.

La locura nunca es suficiente. La gente volvió a caer en la locura cuando uno de esos periódicos fifís, se acordaron que el verdadero Templo Mayor tiene daños.

Los daños de los vestigios de México-Tenochtitlán fueron causados por una granizada de hace unos meses.

Entonces, criticaron que esos recursos que se destinaron a la maqueta del Templo Mayor no se usaran para el real.

Luego se dijo que esos recursos son de procedencia privada. De una empresa, pues.

Mientras, y después de la locura todos se mueren de ansias de estar en el gran evento. Pero nadie se acuerda de que el verdadero Templo Mayor está a unos pasos.


Comments

comments